Texturas en paredes

La textura de las paredes es un factor decisivo al decorar pues el acabado estructural  de la casa, muebles y demás complementos decorativos deben guardar armonía y funcionar bien en conjunto manteniendo el equilibrio visual y táctil en el diseño y decoración interior.
En el mercado existe una gran variedad de revestimientos para paredes, pero es importante al elegir considerar su durabilidad y funcionalidad. Además la elección de la textura en paredes debe estar de acuerdo con la actividad que se realice en el espacio a decorar,
se puede elegir entre motivos geométricos, texturas neutrales o dibujos florales, éste último recomendado sólo para los dormitorios.
La textura forma parte de los acabados y gracias a sus cualidades ópticas o táctiles aporta diferentes sensaciones.

Texturas táctiles para paredes: tienen volumen y son tridimensionales, al tocarlas se perciben sus cualidades,  rugosas, viscosas, suaves o frías. La luz permite una percepción diferente de este tipo de textura, dependiendo del material y desde que ángulo sean iluminadas.


Texturas visuales para paredes: No tienen relieve pero lo imitan. Recrean imágenes o texturas de la naturaleza a través de la pintura, dibujo o fotografía. A partir de elementos estéticos como colores, líneas  y puntos se forman nuevas texturas. Imitan materiales como ,el cuero, la madera, la piedra etc.


Pintura texturizada: Es una opción económica y sencilla que consiste en pintar paredes con un color base  en el primer cubrimiento y al día siguiente aplicar la segunda capa con un rodillo texturizado.

Fotos: Dipity, Freshome