Salas con Pisos de Parquet

Piso de madera en la Sala

Cuando se habla de pavimentos para la sala de estar, la madera, tal vez está en segundo lugar después de la cerámica, es sin duda uno de los materiales más conocidos y utilizados. El piso de parquet es perfecto no sólo para aquellos que aman el encanto de un material completamente natural, sino también para aquellos que buscan soluciones sobrias, discretas y elegantes, al mismo tiempo cálidas y acogedoras, que garanticen un bienestar físico y mental.

Antes de entrar en el tema especifico es bueno saber que no todos los parquets son iguales, dependiendo del tipo de producción e instalación de los formatos existentes, se puede distinguir entre parquet de madera macizo (el más caro y requiere más cuidado y atención), parquet pre-pulido ( que todavía tiene que ser tratado después de la instalación), parquet tradicional (que ya está tratado antes de ser colocado y es quizás, con mucho, el más vendido hoy en día), y por último están los llamados pisos laminados que se parecen al parquet, que reproducen la estética con las clásicas venaturas, pero en realidad no se trata de madera natural y como tal tiene un costo mucho menor que los suelos de parquet reales.

El pavimento de parquet es una buena opción si se tiene una sala estilo clásico o tradicional, pero en realidad es una solución absolutamente perfecta también para ambientes con un marcado carácter moderno: el mobiliario contemporáneo, es indudablemente fascinante, pero muy mínimalista y un poco frío, por lo que para darle calidez es necesario introducir elementos que sean capaces de generar calor y la madera, con sus colores cálidos y acogedores, sabe hacerlo a la perfección. Sin duda, la elección de la esencia más adecuada a nuestras necesidades resulta un factor fundamental, principalmente existen cinco categorías diferentes de esencias: claras (roble, arce), las rosadas (cerezo, haya), rojas (el azúcar de arce), el marrón (teca, iroko) y las oscuras (wenge, panga panga). Según el efecto visual y estético deseado, el tipo de sensaciones que se busca, la forma, tamaño y estilo de nuestra sala, vamos a elegir no sólo entre las diferentes especies, sino también entre muchos formatos, los distintos tipos de suelos en parquet, y los diferentes acabados disponibles, de tal manera como para obtener la combinación perfecta que refleje todos y para todas nuestras necesidades.

Los suelos de parquet dan una sensación de gran comodidad, gracias a las propiedades térmicas del material, llegando a ser cálidos y agradables en invierno y frescos en verano, además también ofrecen buenas propiedades de aislamiento acústico e indudable calidad estética que lo convierten en un tipo de pavimento fascinante e insustituible, capaz de crear, gracias a los colores y las vetas de la madera, esa sensación de nido familiar, cálido y acogedor que es perfecto para una sala.

No debemos, sin embargo, nunca olvidar que la madera es un material "vivo", por lo que una vez instalado puede someterse a dilataciones y pequeños movimientos, pero su fascinación crece exponencialmente con el tiempo, con el uso y la exposición a la luz del sol, que hacen que sufra armoniosos y esplendidos cambios de color que hacen que cada habitación sea única.

Hace un tiempo el mantenimiento del parquet no era muy fácil y requería mucho tiempo, era necesario raspar periódicamente con una pala de acero, lavarlos con esencia de trementina, y, finalmente, pasar la cera y sacarle brillo, se trataba de pavimentos muy delicados y que se podían rayar fácilmente. Hoy, gracias a la utilización de diferentes tratamientos de superficie las cosas han cambiado y en la mayoría de los casos para hacer volver a brillar nuestro piso de parquet es suficiente pasarle un paño húmedo con un detergente especial, diluido en agua, por lo que la fatiga o compromiso son los mismos que se requieren por ejemplo para un piso de cerámica.


Fotos: Designer