Colores cálidos en la decoración interior: Amarillo, rojo y naranja

Colores Cálidos en la Decoración de Interiores


Los colores cálidos son los que favorecen la actividad física y mental. Poseen la capacidad de estimular e incluso dar energía ya que penetran en los tejidos del cuerpo humano.
Los colores cálidos como el rojo, amarillo y naranja dan fuerza, tienen un efecto estimulante y despiertan pasiones.

Decorar con el Color Amarillo

Entre los colores cálidos más empleados en la decoración interior se encuentra el color amarillo en todas sus tonalidades, desde el amarillo intenso hasta el más claro que limita con el blanco.
El color amarillo representa al Sol, el calor y la iluminación: además si se exceptúa su tonalidad más intensa, el amarillo eléctrico, que debe ser cuidadosamente calibrado, el amarillo se revela como un color apto para todos los ambientes de la casa y diferentes estilos de decoración interior, desde el rústico y el minimalista  hasta el étnico  y el vintage.
El amarillo claro, es empleado en los techos altos, combinando con paredes blancas, ya que tiende a bajar visualmente el plano del techo; por el contrario, si las paredes amarillas se reflejan en un techo blanco la habitación parecerá más angosta y alta.


Paredes o Decoración Interior con Color Rojo

El color rojo en algunas culturas como la China es un símbolo de pasión y fortuna. El rojo es un color de alto impacto emotivo en la decoración de interiores. Simboliza alegría y la fuerza por lo que es adecuado en las salas de estar.
Una entrada pintada en color rojo coral invita a los huéspedes a ingresar dándoles  una bienvenida con calidez y entusiasmo, instándolos a conocer el resto de la casa. Pero recuerde que el rojo es un color muy cálido con un impacto visual muy alto. Nunca debería ser utilizado en las 4 paredes de una habitación, en cambio sería perfecto para una pequeña pared de forma particular como: curva o en "L".



Decoración con Color Naranja

Como todos los colores cálidos, el naranja también es adecuado para generar efectos luminosos y de gran energía.
Si no se quiere pintar toda una habitación o una pared entera, el naranja es adecuado en los complementos decorativos. Por ejemplo, una lámpara en color naranja introduce un toque de calidez y alegría junto a un sofá de cuero negro, convirtiéndose en un signo distintivo que iluminará toda la habitación. El color naranja es ideal, inclusive en las alfombras, y no llamarán demasiado la atención como lo haría una de color rojo o amarillo.


Los Colores Cálidos y el Blanco

Los colores cálidos se mezclan muy bien con el blanco leche o el blanco puro, pueden servir para hacer de fondo y resaltar detalles arquitectónicos.
Si por ejemplo con una pared hay una columna de soporte de hierro o ladrillos, se puede pintar de amarillo o rojo la pared, dejando sin pintar el elemento soporte, así resaltará del fondo haciendo hincapié o sotolineando la estructura.