Cómo Decorar su Casa de Playa

Decorar su casa de playa puede representar un desafío más complicado que la decoración de interiores de una casa en la ciudad. Esto se debe por muchas razones.
Las casas de playa se utilizan por periodos breves pero intensos.
Debemos considerar si se puede adaptar la funcionalidad mínima a favor de la estética, renunciar a ello de otro modo sería imposible en la primera casa.
El estilo, o mejor, los estilos entre los cuales elegir no son tantos como en la ciudad.

En la decoración de una casa de playa el riesgo que se corre es que se puede caer en el error de no respetar la atmósfera particular del mar, que siempre ha sido un elemento fascinante y misterioso al mismo tiempo.

Luz y Atmósfera en la Decoración Playera


La luz que se refleja en el agua, en los climas ventosos de los días de verano, es algo mágico que la decoración de interiores no debe desperdiciar o sofocar.
Decorar su casa en la playa con colores neutros como el blanco o las diferentes tonalidades de crema y beige, pueden interpretar mejor la simplicidad y el rigor de  las habitaciones de una casa de playa.
La decoración interior y los muebles deben estar en armonía con la atmósfera específica del lugar donde estemos. Puede ser puede ser una paradisiaca isla griega, donde adquirir un sofá podrá ser una empresa difícil, por eso en las islas el mobiliario está hecho a medida.
Podemos imaginarnos una casita en la exclusiva Costa Azul, refinada y culta, donde la decoración de interiores debería estar llena de exclusivos y cotizadas.O en una casa costera menos VIP, provincial y local, donde la simplicidad de la decoración, manteniendo un fuerte vinculos a la particularidad del lugar, la mejor manera de acercarse al ambiente de ciudad.

Diseño interior de una Casa en la Playa


Al proyectar la arquitectura y diseño interior de una casa de playa debemos recordar que la mayor parte del tiempo la pasamos fuera y el uso continuo solo recae en dos ambientes, la cocina y del baño.
Una ducha al aire libre ayudará a los que puedan permitirse un solo baño, dado a que normalmente el metraje de una segunda casa no es tan amplio como la que normalmente habitamos.
En una casa marítima es poco funcional tener un  comedor, pero es mucho más practico colocar una mesa grande en la zona de la cocina, con estanterías y muebles apropiados para cocinar en compañía de invitados que en las  noches de verano no faltan nunca.
También para mayor practicidad, lo mejor es evitar sobrercargar los suelos con alfombras que podrían mojarse o arruinarse por la arena o sales del mar.
Las superficies más adecuadas para revestir los pavimentos son las frías (piedra, ladrillo, mármol) porque una casa marítima se vive sobretodo en las estaciones calurosas y da gusto caminar descalzos en un suelo fresco.